PERSPECTIVAS. Fusion Mira A Través De Dos Cámaras-ojo Ubicadas En La Cabeza Del "esqueleto".
ROBOT MANOS 2
PERSPECTIVAS. Fusion mira a través de dos cámaras-ojo ubicadas en la cabeza del "esqueleto".
ROBOT MANOS
PERSPECTIVAS. Fusion Mira A Través De Dos Cámaras-ojo Ubicadas En La Cabeza Del "esqueleto". ROBOT MANOS

La diseñadora siria Yamen Saraiji como parte de su tesis de doctorado  en la Escuela de Graduados de Media Design de la Keio University creó una estructura que se monta sobra la espalda agregando un par de extensiones adicionales al usuario. También se puede operar de manera remota a través de un segundo usuario.

El año pasado Yamen Saraiji colaboró con Tomoya Sasaki en el desarrollo de un par de brazos robots que suman dos brazos extras al cuerpo humano colocado en una mochila. El movimiento de la dos extremidades adicionales se controla con las piernas.

Este año Yamen Saraiji fue un poco más allá. Saraiji sentía curiosidad por comprobar qué pasaría si otra persona pudiese controlar su cuerpo, o al menos una parte de él. Para averiguarlo Saraiji desarrolló el proyecto Fusion, un ‘wearable’ que consiste también en una mochila que le proporciona dos brazos robóticos adicionales pero en este caso es otra persona quien los contra a distancia y a través de una gafas de realidad virtual Oculus.

Ideal para contextos en los que sea necesaria la transmisión de imágenes remotas y trabajos en conjunto, la “cabeza” del robot mira por encima del hombro del usuario principal mediante dos “cámaras” u “ojos” que transmiten las imágenes al operador secundario. “La comunicación es un factor clave en contextos sociales y profesionales a la hora de compartir destrezas y acciones en conjunto -explica Saraiji sobre su invento-. Y más aun en situaciones remotas, cuando los participantes están físicamente separados”.

En este sentido, la ventaja de Fusion es que le permite a dos o más personas compartir el mismo punto de vista desde el comando del operador remoto. En efecto, otra modalidad de configuración es conectar las manos del robot directamente con los brazos del humano, a la manera de pulseras, de modo que el operador remoto puede guiar a Fusion a hacer tareas complejas, como ayudar a un obrero de la construcción en el ensamble de bloques de hormigón. El estuche tipo mochila de Fusion contiene la batería y la CPU.

Fuente: El Clarín, Argentina.