Subir Panel

Las ventas minoristas de energía solar en Alemania aumentaron 65% en el primer trimestre tras una baja en el costo de paneles que abarató las instalaciones en techos.

El país agregó 580 megavatios de capacidad, dijo el grupo solar BSW en Berlín. Si se mantiene, ese ritmo de crecimiento pondría al alcance del gobierno la meta de expansión anual de 2,5 gigavatios por primera vez en cinco años.

Las cifras son un alivio para la industria, que ha experimentado un crecimiento más lento desde que el gobierno de la canciller Angela Merkel redujo los generosos subsidios que desencadenaron un fuerte auge en la década anterior. Ahora, una caída en el costo de los módulos solares a un promedio de 10 centavos de euro (12 centavos de dólar) por cada kilovatio-hora de capacidad está poniendo más instalaciones al alcance financiero de los consumidores, dijo BSW.

Actualmente, el costo de los paneles significa que los proyectos rinden más de 2 céntimos de euro por kilovatio-hora por la energía producida a partir de proyectos en azoteas, calculó el grupo de lobby. Ese rendimiento está respaldado por garantizados pagos de tarifas de alimentación de alrededor de 12,20 centavos de euro por kilovatio-hora.

Los proyectos de paneles minoristas registraron una baja significativa luego de un fuerte recorte en las tarifas de alimentación en 2012. El repunte de este año está impulsado por una combinación de ajustes de precios de módulos, crecimiento económico y adiciones de almacenamiento de energía.

Los precios de los llamados módulos de alta eficiencia en Alemania cayeron hasta 8,3% desde enero, y los módulos “convencionales” un 5,4%, según la plataforma de comercio y seguimiento de mercado PvXchange GmbH con sede en Bremen.

Los propietarios agregaron unas 30.000 baterías para instalaciones solares el año pasado, el crecimiento más rápido desde que se implementaron los subsidios para los dispositivos en 2015. BSW dijo que espera un crecimiento de dos dígitos en términos porcentuales este año para aumentar el total actual de 80.000.

Fuente: “El Pulso”

mayo 2018