AndresromeroCNE

Andrés Romero, Secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía, en entrevista con La Tercera, explica que lo harán porque las compañías les pidieron tener más certeza sobre el proyecto de ley de transmisión.

La licitación de suministro eléctrico que está fijada para abril de este año es la más grande desde que comenzó el sistema de subastas, en 2006. Se ofertarán 13.700 GWh y los contratos serán por el período de 2021 a 2041, lo que ha generado grandes expectativas en las empresas que ya están en el mercado, y otras que buscan entrar.

Sin embargo, la Comisión Nacional de Energía (CNE), organismo dependiente del Ministerio de Energía y que lidera los procesos de licitaciones, postergará la subasta en un par de meses. Así lo adelanta el secretario ejecutivo de la CNE, Andrés Romero, quien explica que lo hacen porque las compañías interesadas se lo solicitaron para tener más certeza sobre los cambios que trae el proyecto de ley de transmisión, que en enero pasó al Senado tras ser aprobado por la Cámara de Diputados.

 ¿Cómo va la preparación de la licitación de abril?

Estamos analizando la posibilidad de aplazar aproximadamente en unos dos meses el llamado. Esto, debido a los plazos de tramitación del proyecto de ley de transmisión. Como lo hemos señalado, esta iniciativa legal tiene implicancias en los precios que ofertarán las empresas en la licitación y varias compañías nos plantearon en enero que necesitaban por lo menos entre 30 a 45 días para tener una señal regulatoria clara respecto a la transmisión para que eso se pueda materializar en la oferta. ¿Por qué? Porque tienen que ir a directorios en otros países y hay un proceso de toma de decisiones que es complejo.

¿Cuándo estará definida la postergación?

Estamos analizando en atrasar la subasta en no más allá de dos o tres meses, lo que dependerá fundamentalmente de lo que acordemos con la Comisión de Minería y Energía del Senado en relación a la tramitación del proyecto de ley. Por eso, probablemente la próxima semana, una vez que tengamos desarrollada la conversación pertinente con la comisión y acordemos un cronograma de tramitación, vamos a tomar una decisión respecto de la fecha definitiva en que se realizará la licitación.

Quiero remarcar que con bastante certeza vamos a aplazar la fecha de la licitación y el único objeto de esto es que las compañías puedan tomar mejores decisiones de precios, con una señal regulatoria más clara de cómo estará regulado el pago de la transmisión.

Algunos actores han planteado que no se justifica una licitación tan grande dado que la oferta va creciendo más que la demanda.

Para realizar el proceso de licitación, la CNE elabora un informe que es público y se le pueden hacer observaciones, donde no solo proyecta las licitaciones de este año, sino que las que tendremos en los años posteriores. El insumo más importante que tiene este documento es un informe sobre proyección de demanda para los próximos 20 años. En esa proyección ya contemplamos una estimación a la baja en el crecimiento de la demanda para los primeros años, pero obedece a la coyuntura de que el país está viviendo una desaceleración económica. Sin embargo, este país seguirá andando, seguirá creciendo, por lo que no podríamos mirar los siguientes 20 años sólo con la óptica de lo que ha pasado en 2015 y 2016.

¿Además de la fecha, podría haber otros cambios?

Nosotros no estamos reconsiderando nuestras proyecciones de demanda, por lo tanto, no estamos reconsiderando el tamaño de la licitación. Es más, no hemos recibido observaciones o peticiones formales al respecto, por lo que no es algo que esté en nuestra agenda.

¿Qué actores nuevos han expresado interés de participar?

Con toda seguridad, no sólo participarán actores que ya están en el mercado, sino que también actores nuevos de importancia mundial. En este sentido, estamos esperando que más de 30 actores presenten ofertas para este proceso, fundamentalmente porque anunciamos con más un año de anticipación esta subasta, por lo que las compañías tuvieron el tiempo necesario para prepararse.

¿Los precios serán igual de bajos que en el último proceso?

 Si los precios que tuvimos en la licitación pasada reflejaron precios de competencia (US$ 79,34 MWh), deberíamos estar alineados con esos precios. En este escenario, estimamos que la coyuntura actual de competencia, de bajos precios de los hidrocarburos y de las ERNC generará un muy interesante nivel de precios para los clientes regulados (hogares y pymes).

29 de febrero de 2016